¿Qué es el Omega 3?

Con el nombre genérico de omega-3 se conoce a un grupo de ocho ácidos grasos presentes en algunos aceites y grasas.

Químicamente hablando, estas moléculas comparten algunas características como el estar formadas por una cadena de carbono e hidrógeno y tener un grupo carboxilo en un extremo, pero sobre todo se trata de grasas polinsaturadas cuya primer instauración se encuentra en el tercer carbono, lo que le da el apelativo de omega-3.

Por su abundancia e importancia para la salud destacan tres de ellos: Linolénico(ALA), Eicosapentaenoico(EPA), Docosahexaenoico(DHA), es más común encontrarlos por sus siglas en ingles y es más fácil recordarlas.

¿Qué son los ácidos grasos esenciales?

Son aquellas grasas que no pueden ser sintetizadas o formadas por el organismo y por lo tanto es esencial que sean suministrados por la dieta.

¿Qué función cumplen los ácidos grasos esenciales en el organismo?

Son fundamentales para el transporte de distintos nutrientes, participan en los sistemas de defensa o inmunidad, son precursores de hormonas y ayudan a mantener las estructuras celulares.

¿Cuáles son las funciones de los Omega 3?

Si consume “Omega 3” de cadena corta, es decir de origen vegetal, una parte de ellos serán transformados en “Omega 3 de cadena larga” por la acción de las enzimas denominadas elongasas. Como sólo se transforma un porcentaje es necesario consumir además “Omega 3 de cadena larga”, es decir, los que provienen en los pescados para poder completar las cantidades recomendadas.

FUENTE: AEP/ADH - pescados aceitosos; por ejemplo, arenque, caballa, atún azul, salmón y sardina.

Una dieta rica en AEP y ADH contribuye al desarrollo cerebral y ocular, previene las enfermedades cardiovasculares; también puede ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer. Por ejemplo, se ha señalado que las dietas particularmente ricas en ADH favorecen la protección contra los procesos degenerativos de la retina.

Un estudio de 10 años estableció una correlación entre una mayor ingesta de ADH/AEP por parte de varios sectores de la población y el riesgo relativo de muertes por enfermedades coronarias. Se asoció a quienes aumentaron el consumo de ADH/AEP hasta 664 mg/día con una reducción de aproximadamente 40% en la tasa de enfermedades cardiovasculares y una importante reducción en la tasa de mortalidad general.